¿Qué es el copywriting?

Qué es copywriting

¿Te da miedo la palabra "copywriting"? No eres el único. Muchas personas se sienten intimidadas cuando escuchan este término.

Un buen copy es la razón por la que la gente compra un producto o adquiere un servicio.

Aunque hay mucha confusión en torno a esta palabra.

Algunos creen que es otra forma de hablar de la redacción de contenidos.

¿Es verdad?

Si quieres saber más sobre qué es el copywriting y cómo puedes usarlo para impulsar tus ventas, aquí te lo cuento.

Comencemos por lo básico.

¿Qué es copywriting?

Si haces una búsqueda en Google, verás cientos de entradas que definen lo que es un copywriter.

Por ejemplo, la Wikipedia dice, en esencia, que es "el responsable del contenido de las piezas publicitarias".

Si indagamos un poco más, podemos decir que el copywriting es el contenido que ves en un pie de foto de Facebook, el título de un anuncio en Google o la descripción de un vídeo de YouTube.

Está presente tanto en el mundo virtual (landing pages, textos en sitios web, etc.) como en soportes físicos (vallas publicitarias, titulares de periódicos, rótulos de tiendas y más).

Cuando alguien habla de clickbaiting, en realidad se está refiriendo al copy.

El copywriting motiva a la gente a clicar en un enlace, le dice por qué necesita comprar algo y le convence de que tiene que gastar su dinero en determinados bienes y servicios.

Cuando hablo de copywriting en este artículo, me refiero al contenido que se puede leer en páginas web, redes sociales, campañas de publicidad y mensajes de correo electrónico orientados a la venta de productos o servicios, unirse a una comunidad o suscribirse a una newsletter.

Copywriting y redacción, ¿es lo mismo?

A veces se confunde el copywriting con la redacción de textos, pero no son lo mismo.

Al menos no del todo.

La redacción de textos es un artículo completo, como este que estás leyendo.

Por otra parte, el copywriting son las frases que llaman a la acción, y las que promocionan productos o servicios junto con el post.

A veces hay una superposición, como los párrafos entre frases destacadas.

La redacción de contenidos indica que aquí tienes información útil, y que si lo deseas puedes pedir más información o realizar una acción específica.

Por otro lado, el copywriting se enfoca en motivar a la acción de manera más directa y siguiendo una estrategia clara.

El copywriting es como un puente

El copywriting es una herramienta poderosa en el mundo del marketing digital.

Puede ayudarte a aumentar tus ventas y construir tu marca.

Al elegir las palabras adecuadas, puedes persuadir a las personas de que necesitan tu producto o servicio, y convencerlas de que deben gastar su dinero en él.

Lo cierto es que todo negocio necesita un buen copywriting para convertir las visitas en clientes.

El copy crea en la menta una conciencia de marca, aunque es importante tener equilibrio.

Si te pasas, dejas de solucionar problemas y te conviertes en una molestia.

Por eso, hay que mantener un equilibrio entre la creación de contenido y la escritura persuasiva.

Es una gran responsabilidad, pero también es muy emocionante.

Veamos 3 ejemplos para comprender qué es el copywriting.

Ejemplos de copywriting

Hay varias técnicas de copywriting que puedes utilizar para lograr el objetivo de impulsar al público.

Te detallo tres ejemplos.

1. Problema, Agitación, Solución (estrategia PAS)

Esta estrategia se centra en presentar al lector un problema que no sabía que tenía, agitar su mente con preguntas que le hagan reflexionar sobre ese problema y finalmente ofrecerle la solución a través de tu producto o servicio.

Por ejemplo, si quieres promocionar una agencia de posicionamiento web, podrías decir:

"¿Te gustaría ver cómo tu negocio empieza a crecer? ¿Estás cansado de no saber cómo hacer que tu negocio atraiga más clientes? Contrata a una agencia de posicionamiento web y verás cómo tus ventas aumentan".

En este caso, el problema es el negocio que no crece, la agitación son las dudas sobre cómo hacer que tu negocio crezca y la solución es contratar a una agencia de posicionamiento web.

2. Escribe para niños de colegio

Aunque suena extraño, esta técnica es muy efectiva para asegurarte de que tu contenido sea fácil de entender para el consumidor promedio.

Para hacerlo, debes utilizar palabras simples, frases cortas y evitar sílabas complejas.

También puedes utilizar herramientas online que te permiten medir el nivel de lectura de tus textos y te dan sugerencias para mejorarlo.

3. Genera sensación de urgencia

Otra forma de persuadir a las personas a tomar acción es crear una sensación de urgencia.

Por ejemplo, puedes decir que solo quedan unas pocas unidades disponibles de tu producto o que la oferta especial solo estará disponible por un tiempo limitado.

Esto ayuda a que las personas se sientan motivadas a comprar o suscribirse antes de que se agoten las oportunidades.

En conclusión

El copywriting se centra en las palabras que usas, para que la audiencia haga lo que pides.

Esto supone bastante presión.

Si no logras dar en el clavo con los contenidos y no logras la conversión que esperabas, no pierdas la calma.

Lo importante es seguir probando una y otra vez.

Consigue textos que funcionan, invierte en ellos y sigue probando.

El copywriting puede atraer tráfico, transformarlo en conversiones y hacer que estas se transformen en seguidores de tu marca.

Si todavía no has hecho nada para mejorar, permíteme que te diga que estás perdiendo tiempo y dinero.

No dejes de hacerlo.

0 Comentarios

El más reciente