Ghostwriter, ¿qué es un escritor fantasma?

ghostwriter - escritor fantasma

Aunque puede que te suene a novela de terror, la figura del ghostwriter es muy real y lleva siglos entre nosotros. Pero es ahora cuando está ganando popularidad.

Seguro que has oído hablar alguna vez de los ghostwriters o escritores fantasma, puede que no por ese nombre, sino por otro del que te hablaré más adelante.

El caso es que el ghostwriting no es nada nuevo, pero con el auge de Internet, la creación de contenidos y la redacción SEO no ha dejado de crecer.

Cada vez hay más demanda de escritores fantasma.

En este post te voy a explicar lo que es, y por qué es posible que te interese contar con uno para tu proyecto.

¿Qué se conoce como escritor fantasma?

Un ghostwriter es un redactor profesional que se encarga de crear contenidos para otros.

La diferencia entre este tipo de escritor y otros es que el reconocimiento por este trabajo lo recibe quien ha contratado estos servicios.

Aunque no haya pasado horas buscando información o palabras clave, analizando a la competencia, etc.

El escritor fantasma cobra por sus servicios, pero una vez que entrega el texto, deja de ser suyo y pasa a ser publicado por otro como propio.

El ghostwriter en la historia

Como te he dicho, el término ghostwriter no siempre se ha acuñado para definir a este tipo de escritores.

Antes se les llamaba “negros”.

¿A que has oído hablar de los negros literarios? Personas que escribieron (y aún hoy, escriben) libros y novelas que luego son firmadas por otros, como norma general personajes conocidos.

Un autor muy famoso que utilizó escritores fantasma fue Alejandro Dumas, que incluso fue demandado por uno de ellos para que le otorgaran el reconocimiento de haber participado en obras tan famosas como “Los 3 mosqueteros”.

Pero no fue el único, a lo largo de la historia se han dado muchos otros casos de negros literarios, algunos bastante curiosos y otros que solo se sospechan.

Pero el ghostwriter no se usa solo para escribir libros que después se ven envueltos en escándalos.

Hoy se puede encontrar en blogs, páginas corporativas y muchos otros medios a escritores fantasma creando contenidos.

Un perfil con alta demanda

En realidad la escritura fantasma no es tan turbia como puede parecer cuando lees sobre Dumas y otros iconos de la literatura universal.

De hecho, se trata de una práctica legal, en la que tanto el autor como la persona que lo contrata acuerdan estos términos.

Si todo queda claro en un contrato, el ghostwriting es un servicio de redacción más, que puede ser de gran ayuda para tu proyecto.

Motivos por los que contar con un ghostwriter

Si no tienes experiencia en la creación de contenidos o el tiempo del que dispones no te permite dedicarte a hacerlo, un ghostwriter es uno de los mejores recursos que puedes utilizar.

El escritor fantasma es un redactor profesional, capaz de crear contenidos atractivos y optimizados para tu negocio.

De hecho, no todo el mundo puede ser ghostwriter porque hacen falta años de experiencia para adaptarse al estilo que necesitas de forma coherente.

También es importante que conozca los secretos de la redacción SEO, en especial si lo que quieres es posicionar tu página y llegar al público.

Otras ventajas competitivas que te puede proporcionar un ghostwriter son:

  • Ahorro de tiempo. Al llevar años redactando contenidos, el escritor fantasma tarda mucho menos tiempo en tener listo un contenido de calidad.
  • Aumento de tu reputación. Al contar con textos que enganchan a tus lectores, estos se sentirán más identificados con tu proyecto y te ganarás su confianza.
  • Contenido original. El verdadero ghostwriter se toma muy en serio su trabajo, aunque no lo vaya a firmar con su nombre. Por eso no te dará textos copiados de otros sitios, sino piezas originales pensadas para mantener una voz auténtica.

Cómo contratar a un escritor fantasma

Encontrar a alguien de confianza para dejar tus contenidos en sus manos no es una tarea sencilla, sobre todo si no tienes mucha experiencia.

Si te estás planteando hacerlo, ten en cuenta estos consejos:

- Piensa en lo que necesitas

Uno de los factores más importantes que tienes que concretar es el tipo de contenido que quieres y cómo debe crearse.

Cuanto más específico seas, más fácil será acotar tu búsqueda y descartar perfiles que no se ajusten a tus necesidades.

- Busca ghostwriters profesionales

Hay redactores de contenido que se apuntan a todas las propuestas de trabajo freelance que encuentran, pero carecen de las habilidades necesarias para ser un buen ghostwriter.

Lo mejor es que expliques con detalle lo que estás buscando y te asegures de que solo contactas con verdaderos profesionales de la escritura fantasma.

- Pide referencias

Aunque los ghostwriters no pueden mostrarte trabajos que han publicado por razones evidentes, pueden tener clientes a los que pedir referencias.

Pregunta si puedes contactar alguna de las empresas con las que ha trabajado para que te digan cómo trabaja. O echa un vistazo a las opiniones de clientes en la web del redactor.

- Firma un acuerdo

Una vez que has dado con el ghostwriter adecuado, comentar todos los detalles y redactar un contrato para que no haya malos entendidos.

Sobre todo, ten claro qué es lo que quieres y cuáles son tus ideas para que el escritor fantasma las plasme en tus contenidos. A fin de cuentas serás tú quien los firme y deben ajustarse al estilo que buscas.

¿Qué te parece usar a un ghostwriter como estrategia para tu proyecto? ¿Has utilizado a alguno? ¿Lo estás pensando? Si quieres saber si soy el escritor fantasma que buscas, te espero en los comentarios y en la hoja de contacto de esta web.

0 Comentarios

Más reciente